lunes, 10 de diciembre de 2007

Tomar la iniciativa

En tiempos como los de "hoy", cambiantes, modernos y vertiginosos, pero por sobretodo efímeros; me pregunto por qué todavía hay quienes siguen atados a la premisa de que "es el hombre quien debe tomar la iniciativa", de cuyo enunciado se desprende que la mujer no debería hacer más que ver desfilar ante sus ojos aquel cuerpo, de carne y piel atractivos, intentando llamar poderosamente la atención de tan bien dotado hombre de las maneras más ridículas (pero justificadas), con el objetivo de ser invitada a: tomar algo, ir al cine, pasear, bailar, o saltear todo e ir directamente al telo.
No digo que no sea cierto que a las mujeres nos guste recibir invitaciones inesperadas, y que por sobretodo amemos aquellas que provienen del hombre con el que fantaseamos, deseamos, anhelamos, queremos, y hasta a veces necesitamos.
Pero si eso no sucede (porque tenemos diferentes tiempos, o porque el hombre no quiere arriesgarse a sufrir un rechazo, o porque simplemente no le gustamos -y aún no lo sabemos of course-), ¿por qué no podemos, nosotras, ellas, ser las que den un paso al frente con una propuesta? Quizás inesperada, quizás deseada.
Uno de los factores fundamentales que se convierte en problema en cuanto a esta cuestión es que algunos muchachos conservan aún una mente un tanto retrógada, que al menos en el plano inconsciente (lo digo para los que "no saben que lo hacen"), traducen este tipo de conductas pos-modernas de las féminas en un cierto grado de desesperación y necesidad, tal vez producto de una seguidilla de mal cogidas o simplemente de un líbido descontrolado.
A ver, necesidades tenemos todos. Y qué mejor que satisfacerlas con alguien que es de nuestro agrado, simpatía, y of course que nos despierta una fuerte sensación de deseo.
Sucede tambien que cuando ya se han producido varios "encuentros", y se ha superado la etapa de "coqueteo" (ayer mi padre usó esa palabra ridículamente graciosa), los hombres suelen malinterpretar un llamado para verse, salir, repetir algunas cosas del encuentro anterior y también innovar; con una desmesurada muestra de amor prematuro que dennota una necesidad de formalizar cuanto antes -y en consecuencia se asustan, huyen, recurren a sus amigos para comentarles la situación, y conjeturar en conjunto-.
Las muchachas no se quedan atrás, muchas de ellas -tal vez como consecuencia de estas erróneas traducciones en las que suelen recaer los boys- temen dar ese primer paso y prefieren ubicarse en la comodidad de la espera donde nada se arriesga, nada se pone en juego, y de paso se evita el garrón de un no como respuesta.
Sería ideal, propongo, que dejáramos atrás premisas tan ridículas y cargadas con adjetivizaciones y conceptos peyorativos que no hacen más que poner trabas frágiles (de una u otra manera encontraremos la manera de sortearlas), para aquellos que se gustan y quieren conectarse.
Pretender que siempre sea el hombre quien de el primer paso es tan aburrido como injusto (para nosotras y para ellos), porque en definitiva todos queremos amor, pero otras veces tanto los hombres como las mujeres sólo buscamos una noche de amor pasajero.

11 comentarios:

Nacho! dijo...

Bueno, a ver..

Instaurás como primer problema el "A qué se debe que seamos los hombres los que debemos tomar la iniciativa". Mirá, no tengo una respuesta objetiva y tajante a eso, pero, si te sirve, te doy mi punto de vista.

Como toda costumbre, lógica o no, llega un punto en que es aceptada como algo normal (qué fea palabra para definir lo que fuere "normal")

A lo largo de la historia nos han vendido infinidad de costumbres. Y no solo eso! Hemos comprado cualquier cantidad.

Por otra parte, -al menos en mi- eso de tratar a una mujer como un objeto (comamos, bebamos, cojamos) no me interesa. En absoluto. No es mi forma de ser, qué se yo. Hay gente que puede ser feliz así. A mi no me alcanza.

Decís, también:

"No digo que no sea cierto que a las mujeres nos guste recibir invitaciones inesperadas, y que por sobretodo amemos aquellas que provienen del hombre con el que fantaseamos, deseamos, anhelamos, queremos, y hasta a veces necesitamos." Al respecto, te digo que a mi -no voy a usar el nostros aunque creo que quedaría bien igual- también disfrutamos mucho de recibir invitaciones inesperadas, sobre todo de la mujer con la cual fantaseamos y demás. Es en este punto donde no me gusta, ni me interesa -en absoluto- diferenciar entre hombres y mujeres. Démonos la oportunidad de sentir de la forma que más nos guste. No hay mejor lugar para evitar las reglas que en la seducción.

Sigo.

Es cierto. ¿Por qué no ser ustedes quien digan "Mirá, me gustás y no sé, siento que si no te lo digo no te vas a enterar solo" o algo por el estilo. Creo que mucho tiene que ver ese pre-concepto de la suciedad moderna, o sociedad, como quieras llamarla, que dice que todo hombre que se acueste con 10 mujeres será galardonado por todos y cada uno de los hombres con los que se cruce desde ese entonces y será convertido en anécdota de esas que se transmiten entre generaciones; en tanto, toda mujer que haga lo mismo, no es más ni menos que una puta de mierda (sobre todo si nos gusta. Cuando más nos gusta la mina, pareciere, tenemos que enfatizar más los adjetivos que van después de puta)

Sigo. (Hago esto porque leo/respondo - leo/respondo)

El problema radica en que la gente vive con miedo al amor, cuando no es más que un rótulo a todo aquello que veníamos haciendo desde hace tiempo. Es una de las mayores contradicciones entre el lo que digo y el lo que pienso. A todos les gusta escuchar un "Te quiero", pero, pareciere, que a todos nos llena de compromisos y por eso preferimos alejarnos y refugiarnos en un no sé qué somos pero hay buena onda. No hay que ponerle nombre a todo.

Por cierto, me hiciste reflexionar y, si de proponer se trata, adhiero, venga, sugieran ustedes, encaremos nosotros, que de amor se trata y el resto no es tan interesante...

Besos de nuevo

Nacho!

Nacho! dijo...

Tuve un par de errores al redactar, es muy chiquita esta ventanita jeje

EuGe dijo...

Nacho!: Esto sí que es un comentario, mamiiiiiiita! Bueno, a ver...voy a tratar de contestarle todo, o al menos lo que deja lugar a ser contestado.
Como primer punto, déjeme decirle que desde mi punto de vista salir con una mujer a tomar algo, sentirse terriblemente atraído hacia ella y luego ir a un telo (o ir directamente hacia allí), para nada es tratar a la mujer como objeto. Pero, en fin, si a usted no le gusta lo entiendo.
Totalmente, yo creo que no hay reglas para la seducción...y creo que algo de esto hay en la esencia del post. No es que yo digo que son las mujeres las que deben encarar a los hombres always, pero que sí deben poder hacerlo sin desencadenar una serie de prejuicios sin sentido (remítase al ejemplo que usted mismo da con respecto a los récords en hombres y mujeres).
Mire, yo no tiendo a establecer diferencias entres los hombres y las mujeres en cuestiones de género, pero que las hay...las hay (no tanto en cuestión de costumbre, sino de conducta...y of course estoy generalizando).
De todos modos, es en cuestión de costumbre donde hago hincapié en el post. Salgamos de las casillas, de los marcos...simplemente hagamos...o digamos...en post de estar con quien querramos/amamos (aunque yo mucho de amor aquí no hablaba).
MIL GRACIAS x el comment.

PD: por supuesto...nada más lindo que escuchar un te quiero (y devolverlo!).

Nacho! dijo...

Primero que nada: Qué buen feedback, je.

Sigamos...

Es cierto el salgamos de las casillas. La gran cagada gran, es que hay mucha -muchísima- gente que no contempla la posibilidad de que existe algo más de lo que nos han vendido. Y las combinaciones hacen que ese algo más sea enorme: Es lo que surge del ruido del cuore.

¡Cuánto mejor giraría el mundo si no guardáramos impulsos con los te quiero!

Sin embargo, a la hora de exponer que uno es más fuerte que el de al lado, no reparamos y ahí está la violencia, el atropello y demás miserias humanas...

Che, me hacés reflexionar!

Gracias a vos entonces!


Besos!

Nacho!

Jirafas dijo...

Bueno, han estado debatiendo bastante, asi que, lo mío simplemente es una frase:
Euge, usted ha pasado a convertirse en mi gurú!!

El poder de la castración es lo que debe reinar en épocas tan estúpidas como estás, eso, y la simpleza de saber que, si terminamos en la cama, no paso nada, que nadie fue objeto de nada, y que lo único efectivo fue haber estallado, en la conección de los cuerpos, al placer.

besos

fede

EuGe dijo...

Nacho!: De nada! Gracias a usted por leer, opinar y seguir. Siempre existe algo más allá de algo, siempre. La cuestión es buscar, indagar o tan solo preguntarse. Y creo que esto ya nada tiene que ver con el amor ni con las relaciones en general, es algo que se aplica de manera más global, a todo, en todo momento, para todo.
Por eso creo que de nada sirve intentar encasillar, o seguir algún modelo, o estipular ciertos pasos a seguir, o remitirse a "premisas" o costumbres. Digo, todo vale...o, mejor dicho, no hay reglas. Mirar, buscar, encontrar, dirigir. Entendió? :P

EuGe dijo...

Fede: Juaaaaaaa. Morí de risa. Cuánta presión, mucha responsabilidad ser su gurú eh. Intentaré guiarlo entonces, si vamos por el camino equivocado usted me avisa.
¿Castración? Nah eh. Es cierto que son épocas un tanto estúpidas, pero prefiero quedarme con lo segundo que plantea: "haber estallado, en la conección de los cuerpos, al placer." Eso sí, una cuota de simpleza y sinceridad para estos tiempos raros y locos de hoy.
Bella frase.

Besos, besos.
Eu.-

Nacho! dijo...

Claro que sí!

Definitívamente, las reglas o patrones de conducta sólo nos restan libertades. Y, jústamente, que falte libertad, resta.

Besos y buen día!

Nacho!

Lisett dijo...

Hola soy Liz!

Es cierto que todos tenemos necesidades pero el buscar a alguien con el unico fin de sacear nuestras necesidades es enorme egoismo. Es utilizar al otro/otra para darme placer, para espantar la soledad de la cual huyo por miedo a encontrarme. El rebajarse a esto es vivir una vida hedonia, una vida vacia que refleja que no me conozco por lo tanto no puedo amarme ni mucho menos amar. El ir de cama en cama es gritarle al mundo entero y a mi misma/mo que, "soy un pedaso de basura, que no valgo nada por lo tanto me regalo por ahi y mendigo amor porque no creo merecer mejor." Fueramos no mas que animales si solo actuaramos por impulsos, por deceos fisicos. No etoy de acuerdo en promover mentiras que son comodas y popularmente aceptadas pero debemos pensar un poco y no tragar lo que nos presenta el mundo sin discernirlo. El decir que el sexo no significa nada, que no va mas alla de dar placer fisico es una mentira, el sexo es una expresion de amor por lo tanto merece respeto y ser valorado como es devido. Dejemos ese argumento barato de lo moderno a un lado. La moral es inmutable, no cambia ni cambiara es la misma, que quieramos adaptar nuevas ideas para justificar lo que sabemos que es inmoral es comodo para callar la consiencia. Que las mujeres tambien deberian tomar la iniciativa no suena mal pero no caigamos en la promiscuidad. No caigamos hombres y mujeres por igual en la prostitucion que no solo es por paga.

Consueño dijo...

Wuuau me lo he leído todo y como he reflexionado.
la verdad es que partiendo por lo ultimo, el comentario de Liz, es bien cierto lo que ella plantea, si bien pienso que hay veces en que las cosas se dan casualmente, es verdad que cuando esto pasa a menudo y se convierte en lo regular , hombres y mujeres son promiscuos y eso refleja bastantes cosas de el interior, que pasan básicamente por la falta de amor propio...regalar el cuerpo una y otra vez, porque quizás sientes que así sentirás que es apreciado, pero ¿para que? si luego inevitablemente te sentirás como una basura, lugar donde nadie mas que uno mismo se ha puesto...
Eso en cuanto a lo de Liz,
El pimponeo que se Traian entre Euge y Nacho estuvo espectacular...
Parece que lo que plantean es bastante Utópico,
Hombres y mujeres nos regimos por modelos mentales individuales, que para cada persona son diferentes , pero todos convivimos en una sociedad que rige por modelos mentales comunes, por prejuicios sociales, que son lamentablemente muy difíciles de cambiar..
Porgo por ejemplo...
Me gusta un chico, me gusta bastante, hace dos semanas que termine una relación de 9 meses, donde siempre me quisieron mas de lo que yo quería, cosa que bueno, se da siempre en una relación, pero en fin, para centrarme en el punto, este chico que me gusta me empezó a gustar en el ultimo periodo de esta relación, lo cual me ayudo a tomar la decisión de terminar.
El "coqueteo" fue mutuo, bromitas, insinuaciones como en juego, iban y venían, nosotros trabajamos juntos y hace una semana nos encontramos por casualidad en un bar... la cosa se dio fácil, bailamos y nos besamos, " los dos lo queríamos" eso me dijo , el me invito a su casa pero yo no quise ir...
Ahora toda esta semana ha sido extraña...y la verdad es q he pensado en tomar la iniciativa de sentarnos a hablar, pero como se expresa en esta pagina....el miedo es mas fuerte....
Mi manera de ver la vida es bastante moderna, en mis fantasías me gustaría decirle, " sabes, yo no se que pasara, no se como esto termine, pero me gustas y me gustaría besarte otra vez…”
Pero me da mucho miedo que pueda juzgarme o como aquí también se expresa mal entender mis intenciones y pensar poco mas que ando con el vestido de novia en la cartera.
Es por eso que lo mas probable es q aun cuando creo que lo expuesto en este blog es algo muy sensato, que debería ser casi que enseñado en la escuela...me quedare (tristemente) a la espera de una invitación inesperada del que me quita el sueño, q me da señales poco claras de lo que quiere, pero que con un solo comentario medio idiota , me hace reír y quererlo
ooo fuckk
Esto si que es un rollo
Bueno saludos a todos
PAZ

Anya dijo...

La mujer puede tomar la iniciativa, de la misma manera que puede hacerlo el hombre. Ese absurdo mito de que es el hombre el que debe tomar la iniciativa, es un criterio machista y que se inspira en el reino animal, ya que en éste, siempre es el macho el que persigue a la hembra. Pero nosotros no somos animales, somos personas civilazadas. Cada persona tiene derecho a luchar por lo que quiere sea del género que sea. Y que la mujer conquiste no la hace una mujer facil, vulgar o desesperada. Una mujer así, es la que tiene sexo enseguida, sin si quiera haber tenido una relacion antes, o la que "coquetea" con varios hombres a la vez, esa es una mujer facil. No una mujer que toma la iniciativa y va por el hombre que le gusta. Que el hombre tome la iniciativa y que la mujer se dedique solo a esperar y dar sus tipicas señales, me parece algo prehistorico, machista e injusto. Porque no me parece nada correcto que la mujer solo espere que el hombre que le gusta tome la inciativa y si éste no lo hace, solo pueda escoger entre los que la tomaron o se quede sola, y el que le gustaba lo pierda solo por esa retrogada y absurda costumbre. Cuando si la hubiera tomado, quizas hubiera nacido una linda relacion. Porque conozco muchas mujeres que tomaron la iniciativa con el hombre que les gustaba y perseveraron y ahora son un lindo matrimonio con hijos, porque ellas no se quedaron esperando, fueron valientes, directas y sinceras. Así que creo que una mujer tiene tanto derecho de tomar la iniciativa como lo tiene un hombre. Siempre es mejor intentarlo, que quedarse esperando.