martes, 20 de noviembre de 2007

La almendra

En una noche de verano,
el sillón nos invita a descansar con
canastita de jamón y queso,
helado de chocolate,
cerveza y cigarros.
Una cama vacía y una película de fondo.
Una caricia oportuna,
y una mirada sincera.
Un brindis muy largo,
en un lugar desconocido,
con mi nariz descompuesta,
y mi mente perdida.
En compañía de carilinas,
amoxidal e ibupirac 600.
Pero mi cuerpo despierto,
y mis otros sentidos intactos.
Un bocado, y una sonrisa alegre.
Un silencio raro,
y una pregunta latente.
La almendra escondida,
que me regala un momento de viaje.

2 comentarios:

Maximiliano dijo...

Gloriosa las lineas de los carilinas, el amoxidal y el ibupirac 600...!

La pregunta latente, dejo de serlo y latió?

EuGe dijo...

Maximiliano: La pregunta tuvo respuesta. ;)

Beso!